Publicom: 25 años de proyecto empresarial

El pasado jueves 16, durante la entrega de premios de la FEGP (Federació Empresarial del Gran Penedès) que organiza cada año la nit de l’empresa, recibí el reconocimiento a la trayectoria profesional de 25 años de PUBLICOM o, lo que es lo mismo, a más de 788 millones de segundos de actividad profesional.

Soy de los que afirma que el mejor reconocimiento que puede tener una empresa es clientes satisfechos y, por este motivo, quiero compartir en estos momentos mi conclusión sobre unas maravillosas reflexiones que en su día nos transmitió Paulo Tenorio, CEO de Traktor, sobre la experiencia de abrir una empresa.

Muchas gracias a todos los que me he encontrado en este camino, que no son pocos.

«Invito a todos a abrir una empresa un día y experimentar por algunos años lo que es la responsabilidad de gestionar una plantilla, la regularización de impuestos, el proceso de selección de personal, la inversión en equipos, infraestructura y comodidad para el lugar de trabajo.

Invito a todos a que hagan ese experimento. Que aprendan a calcular el valor de una hora de trabajo, a calcular el valor de un salario. Que inviertan incontables horas y se queden otras tantas noches sin conseguir dormir preocupado por las cuentas.

Invito también a que experimenten formar personas, inspirar lo mejor en cada uno. Motivar con palabras, con respeto, honestidad y dinero. Invertir en marketing, ponerse la camiseta y salir a la calle para atraer a clientes.

Probad también a mantener el tipo cuando los enemigos y las críticas lleguen. Cuando duden de vosotros y cuando vosotros mismos dudéis de vosotros… De verdad, lo recomiendo. Recomiendo descontar un cheque propio, o pedir prestado, para no retrasar un día los pagos.

Probad, también, a mirar a los ojos a un empleado y despedirle.

Llegar a casa frustrado por cada proyecto, idea, estrategia que no ha dado resultado. Pero, aun así, seguir firme y animado.

Haced esta prueba. Os veréis despertando a las 3 de la mañana sin motivo aparente, pero con el pensamiento en un producto, en una conversación de oficina o en un plan para evitar la quiebra.

Probad a ser la cabeza por algunos años: ¡Ser visto como explotador!

Haced esta prueba. Pero hacedlo por creer que el propósito del negocio va mucho más allá de ganar dinero.

Y cuando hablen de vosotros o alcancéis el éxito… Recordad todo lo que habéis pasado. ¡Guardadlo en el alma!

Realizad este experimento un día: Abrid una empresa».

Podréis comprobar que es maravilloso que confíen sus necesidades en vosotros, recibiréis una sensación de plenitud, de responsabilidad y de gratitud por saber que han confiado en vosotros y en vuestras aptitudes para ayudarlos a crecer. Esa sensación NO tiene precio. Hay muy pocas cosas que se le pueden comparar.

De pronto, olvidaréis las noches sin dormir, los nervios en la boca del estómago. Esa sensación constante de incertidumbre y fragilidad. Lo negativo se difuminará y lo único que escucharéis con claridad será una voz interior diciéndoos que todo ha valido la pena. Esa voz capaz de transmitiros fuerza e ilusión para seguir emprendiendo, como mínimo durante otros 788 millones de segundos más.

Jaume Blanxart

Compartir en:
La publicidad exterior: el método de publicidad que se inventó hace 5000 años y aún es efectivo hoy en día

Comments are closed.

Utilitzem cookies de tercers i persistents per analitzar els nostres serveis i mostrar publicitat relacionada amb les preferències dels usuaris d’acord amb els seus hàbits de navegació. Pots obtenir més informació i configurar les teves preferències    Configurar i més informació
Privacidad